Llega el buen tiempo. Las restricciones se han relajado y tenemos ganas de recuperar espacios que hace tiempos que no podemos disfrutar. Es tiempo de vida social (siempre con todas las precauciones establecidas) y de compartir con amigos y familiares ratos de buena temperatura y de relajación. Además, estos primeros días de cambio de estación son los mejores, disfrutamos de más de 12 horas de luz y la tarde se prolonga más allá de las ocho. Para disfrutar de estos primeros días del cambio de ciclo, nada mejor que acompañarse con alguno de estos vinos que aquí te recomendamos: blancos o rosados. Los blancos y los rosados son vinos versátiles donde podemos descubrir matices como con cualquier vino tinto.

El Vino blanco Castell d’Or es un blanco joven del Penedès, de la variedad xarel·lo que combinará a la perfección con estas propuestas tan mediterráneas y nos aportará los aromas de la manzana, la pera y la piña. Es un vino muy aromático, fresco y de cuerpo ligero que nos seducirá rápidamente. Se caracteriza para mantener un equilibrio entre acidez y alcohol. Es ideal para ayudar a intensificar el sabor del marisco o para acompañar propuestas frescas como una ensalada de pasta con olivas, pesto de albahaca y ricotta o o una ensalada de queso feta y melón. El vino blanco Castell d’Or es para servir fresco, a la temperatura de unos seis a ocho grados. Será el preámbulo perfecto de una comida veraniega, ligero y nutritivo.

 

castelldor_xarelo_penedes

 

El Vino rosado Castell d’Or de la variedad trepat es otra de las propuestas ideales para estos primeros encuentros primaverales. Se caracteriza por tener una buena intensidad, aromas de fruta roja madura, confituras, regaliz y especies. Si queremos acompañar un arroz con almejas o un arroz con champiñones, pimientos rojos y espárragos, será una combinación perfecta. La temperatura ideal para servirlo será de 6 – 8 °C.

 

castelldor_trepat_conca

El Vino blanco Cossetània de la variedad  Chardonnay contiene aromas de intensidad mediana que evocan la manzana, verde, la piña, la ciruela y el albaricoque. Es muy aromático y en boca se presenta fresco, cremoso, redondo y con un gusto de retorno marcadamente afrutado y equilibrado. Es un vino con personalidad, agradable y de persistencia aromática. Es un vino ideal acompañamiento para pastas con salsas ligeras como la carbonara. También será un compañero perfecto para platos con ostras, bogavante, sepia o calamares.

 

Cossetania BLANC

Estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda on-line, en las agrotiendas de las diferentes cooperativas y a las mejores tiendas especializadas de vinos y cava.