Castell d’Or ya tiene en su portafolio productos certificados, y actualmente nos encontramos en fase de ampliar la certificación en todas nuestras marcas

Hoy es el día mundial del vegetarianismo. La Sociedad Vegetariana de Norteamericana eligió el 1 de octubre para dar a conocer las bases de este tipo de alimentación que gana adeptos cada año. Este tipo de dieta, motivada por el respecto a todos los animales, el ecologismo e incluso una alimentación más saludable, tiene cada vez más seguidores. En realidad, España está entre los 10 países más vegetarianos del mundo y según un estudio de la consultora Lantern: el 10% de los ciudadanos ya tiene una alimentación principalmente vegetal. Esto equivale a 3,8 millones de personas, de las cuales dos tercios son mujeres. La mayoría no son vegetarianos estrictos sino flexitarianos, basan su alimentación en una dieta vegetariana, pero de manera ocasional y por varias razones, pueden consumir algunos productos de origen animal.

En el mundo de los vinos este movimiento también ha influido en su elaboración. Para poder diferenciar un vino vegano y un vino tradicional tenemos que centrar la atención en una de las fases de su producción en la clarificación del vino, un proceso al que se somete el vino para limpiarlo y eliminar impurezas que puedan enturbiarlo en el paso previo al embotellado.

Tradicionalmente, la clarificación se lleva a cabo a través de productos de origen animal: la gelatina -procedente de colágeno del tejido conectivo animal -, la caseína -principal proteína de la leche-, la ictiocola de pez o la albúmina de huevo. Actualmente, hay una producción creciente de vinos veganos es decir con clarificando que no tiene origen animal. Estos clarificantes son proteínas que se extraen de alimentos como el trigo, la patata o los guisantes.

En conclusión, solo aquellos vinos que, durante el proceso de clarificación, han usado clarificantses de origen no animal o han optado para omitir este proceso, se pueden catalogar como vinos aptos para el consumo de personas veganas.

Los vinos y cavas de Castell d’Or son aptos para veganos. Es decir, no se utiliza producto animal en el proceso de clarificación del producto. Todos los cavas y vinos de la marca Castell d’Or pueden ser consumidos por personas veganas. Han estado, además reconocidos con diferentes premios. Así, el Cava Castell d’Or a sido ganador de la medalla de oro en el Concurso Mundial de Bruselas es un cava premium elaborado con las variedades de Xarel·lo, Macabeo y Parellada que no contiene ningún ingrediente de origen animal. Si pensamos en un vino reconocido podemos apostar por el vino tinto Cossetània Reserva 2012, elaborado con la variedad Cabernet Sauvignon, de la DO Penedès.

Castell d’Or ya tiene en su portafolio productos certificados, y actualmente nos encontramos en fase de ampliar la certificación en todas nuestras marcas. Hoy en día 1 de octubre, os invitamos a descubrir nuestros vinos y cavas que son aptos para las personas que han elegido este tipo de dieta y filosofía de vida.