El final del verano es sinónimo de vendimia. Las zonas vinícolas de nuestro país viven un momento mágico en esta época: recoger el fruto que se transformará en vino. En este momento, las cooperativa socias de Castillo de Oro funcionan a toda máquina para recibir la uva que sus socios viticultores están vendimiando en estos momentos. Las plantas de Vila-rodona, Bellvei, L’Arboç, Solivella, Barberà de la Conca y Vila-rodona operan al máximo para recibir uva.

En la Conca de Barberá, por ejemplo, las plantas de Barberà y Solivella prácticamente ya han entrado todo el Macabeo. Esta semana comenzarán a recibir el Trepat ya finales de semana la Parellada. En cuanto variedades tintas, ahora también se está entrando tempranillo, merlot y syrah. En el Penedès la vendimia comenzó algo antes, con las variedades de Chardonnay, Macabeo y ahora xarelo.

La sanidad de la uva es muy buena, así como la graduación alcohólica. También se prevé una producción más baja, pero de muy buena calidad.

Si tiene la oportunidad de pasear por alguna de estas poblaciones, no está de más vivir en primera mano la vendimia, ya sea en la viña o bien acercarse a alguna de estas cooperativas para ver qué ritmo más vital hay, con tractores arriba y abajo y los técnicos controlando la calidad de la uva que entra.